¿Por qué ponemos trampas a nuestro cerebro?

Hoy, nuestro equipo de psicología nos va a dar unas pautas para luchar contras esos pensamientos negativos que en ocasiones todos tenemos. Nos van a ayudar a focalizarnos en la realidad, a dejar los detalles que nos frenan y pensar en el conjunto. 

Pensamientos negativos o distorsiones cognitivas

Mejor no voy porque no voy a cuajar en ese ambiente.

Juan no me hablo ayer, creo que esta enfado conmigo.

Debería hacer esto mucho mejor.

Fue un fin de semana horroroso  porque se puso a llover el sábado por la noche.

Es imposible que me cojan  en este trabajo no asistiré a la entrevista.

En los ejemplos anteriores, primero, anticipábamos y leíamos el futuro como si tuviéramos una bola de cristal negativa, habíamos aprendido a leer mentes, nos habíamos impuesto la perfección en algo sin valorar nuestro esfuerzo,  nos quedábamos con un detalle negativo del fin de semana generalizándolo como horroroso  y por último utilizábamos términos extremistas sin dar lugar a otro pensamiento más óptimo en nuestra cabeza.

hygge

¿Os suenan estos pensamientos?

Seguro que, en alguna ocasión se pasó uno de estos por vuestra cabeza. Son pensamientos negativos, todos los tenemos y en ocasiones se pueden convertir en una gran barrera en el día a día y dificultar seriamente aquellos que nos propongamos. También los llamamos distorsiones cognitivas y son pequeñas trampas que nos pone nuestro cerebro y que nos dificultan para diferenciar entre la realidad y la ficción, y juegan un papel muy importante en patologías como la depresión, los trastornos relacionados con la ansiedad y en los miedos y fobias.

Está demostrado que las emociones vienen determinadas por las interpretaciones que hacemos de los hechos, por eso es tan importante estar atento a esas interpretaciones y en el caso de que sean erróneas cambiarlas por unas más objetivas.

Las interpretaciones erróneas más comunes son:

  • Catastrofización/ exageración / magnificación: dar una importancia exagerada a las cosas negativas que suceden o a sus consecuencias. “Si mi hijo no va a la universidad su vida será un desastre”.
  • Perfeccionismo: establecer un criterio muy estricto o elevado para el propio comportamiento o el de los demás y usarlo como la medida normal de todas las cosas. “Nunca debería cometer errores”
  • Pensamiento dicotómico ó pensamiento todo o nada: tendencia a ver las experiencias en términos de “blanco o negro”. Si sus resultados no llegan a ser perfectos, se considera un completo fracaso  “Las cosas hay que hacerlas bien o no se hacen.”
  • Sesgo confirmatorio: Tendencia a interpretar la realidad de manera que confirme nuestras creencias previas. Ejemplo: “me he equivocado, si es que ya sabía que yo no sirvo para esto”.
  • Lectura de pensamiento: Presuponer las intenciones o cogniciones de los demás. Ejemplo: “me miran porque estoy haciendo el ridículo”.
  • Adivinar el futuro: Creer saber cómo será el futuro y actuar conforme a ello. Ejemplo: “no voy a ir a la entrevista porque seguro me va a salir mal”
  • Filtrado/Ignorar lo positivo: refleja nuestra tendencia a filtrar la realidad atendiendo y a recordando los hechos negativos mientras que no prestamos atención y olvidamos los detalles positivos.
  • Generalizar: Asumir un enunciado amplio y general que acentúa lo negativo: “Soy un completo inútil”, “nunca alcanzo lo que deseo de la vida”, “todo el mundo es malo”.

¿Cómo combatir estos pensamientos negativos o interpretaciones erróneas?

viajar

No se trata de cambiar nuestro modelo de pensamiento y de convertir nuestros pensamientos negativos en positivos,  si pensáramos todo en positivo, también estaríamos faltando a la realidad. Por lo que nuestro trabajo será ser los más objetivo posible respecto a los hechos que tenemos delante y que se puedan comprobar, para ello nos podemos preguntar a nosotros mismos cuando creamos que estamos frente a una distorsión cognitiva:

¿Dónde puedo encontrar las pruebas de que es verdad? Debo buscarlas todas, no solo las negativas. ¿Lo puedo demostrar? ¿Por qué es esto verdad?

¿Qué consecuencias tengo pensando así? ¿Estos pensamientos me hacen sentir bien? ¿Me valen de algo? ¿Qué soluciono yo pensando así?

¿Qué otras interpretaciones puedo hacer? Si me estoy quedando solo con un punto de vista, o como podría pensar otra persona ante el mismo hecho.

En un tratamiento de psicoterapia utilizaríamos una herramienta llamada reestructuración cognitiva que consiste en detectar y modificar estos pensamientos cuando se convierten en un problema de manera mucho más compleja, estos pensamientos además tienen otra característica muy importante en un tratamiento, normalmente vienen determinado por la experiencia y por las creencias nucleares sobre nosotros mismos.

Si desea saber más sobre esta herramienta, contacta con nosotros en hola@consumerhealthspain.com O a través de la web de Norte Psicólogos.

Un comentario en “¿Por qué ponemos trampas a nuestro cerebro?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s